POLIÉDRICOS

campua_guerracivil0021

Campúa, a la izquierda, con uniforme de Falange. Badajoz, 1937.

 

Cuando Franco murió en noviembre de 1975, se activó una operación de blanqueo de los responsables de la dictadura que ya se llevaba preparando bastante tiempo. La clave era borrar cualquier vestigio que la responsabilidad o la complicidad con una dictadura militar criminal pudiera manchar la hoja de servicios o el futuro político y profesional de los miles y miles de franquistas que campaban por sus respetos en todas las estructuras del Estado y del país.
Por supuesto ni el mundo de la cultura ni el de los medios de comunicación fueron ajenos a este particular formateado. Pero el blanqueo no solo fue eficaz durante ese tiempo, sino que ahora asistimos a una nueva puesta en marcha de la lavadora, por si a alguien aún le incomodan las salpicaduras de fascismo en su biografía.
Acaba de publicarse un libro sobre el fotógrafo José Demaría Vázquez “Campúa”. Nada que objetar a profundizar en la obra de cualquier creador o profesional y a mostrar su trabajo en las mejores condiciones, pero no a costa de tergiversar la realidad de los hechos. El libro contiene una setentena de fotografías y un texto de Cristina Ruiz Fernández, periodista y bisnieta de Campúa, que insiste en ofrecer una imagen del fotógrafo como una “figura absolutamente poliédrica”, oponiéndola al reduccionismo (sic) de considerarlo meramente “el fotógrafo de Franco”.
El problema es que fue el fotógrafo oficial de Franco durante décadas. Pero llegar a ser el fotógrafo oficial de Franco no es algo que se consiga en unas oposiciones. Fue “el gran fotógrafo que siente la heroica inquietud, arriesgada y auténtica de nuestra guerra”. Fue alguien que se puso de inmediato al servicio de los golpistas para derrocar por las armas un régimen demócratico. Fue, por lo tanto, un golpista más, un cómplice a todos los efectos de la dictadura y de todos sus actos. Y es que no es necesario lavar el pasado ni maquillar la personalidad de nadie, sino respetar sencillamente aquella que fuera su genuina y sincera opción política y vital. Campúa eligió libremente formar parte de un golpe militar, de una cruenta guerra civil y de una dictadura criminal, y eso hay que respetarlo y valorarlo como se merece: con el desprecio más contundente, desde cualquier punto de vista mínimamente democrático y respetuoso con los derechos humanos. Después viene el oficio y las imágenes, mejores o peores, pero siempre puestas bajo la luz del contexto de cómo se hicieron y a quién servían.
Todos somos poliédricos, nuestra identidad se compone de miles de facetas que nos hacen ser seres llenos de matices y de zonas grises, pero no es de recibo pretender ahora someternos al cruel revisionismo del “todo el mundo es bueno”, ni calificar de reduccionista y prejuicioso el llamar a las cosas por su nombre. Ni todo el mundo es bueno, ni los militares golpistas fueron las “tropas nacionales”(sic) o el “bando nacional”(sic), ni Franco fue “el general”(sic), ni siquiera Campúa merece ser revisado hasta el punto de traicionar su verdadera opción, con la que seguramente se sintió más realizado y satisfecho.
Finalmente, resulta sorprendente leer que “falleció unos meses antes que Franco y no tuvo la oportunidad que vivieron otros fotógrafos de seguir desarrollando su oficio en tiempos de democracia”, como si la chaqueta de demócrata se obtuviera únicamente por haber vivido un tiempo tras la muerte del dictador. De tiempos y fidelidades pasadas, mejor no hablar. Y del fascismo, ese pecadillo inconfesable que se diluye en las múltiples caras de una personalidad poliédrica, pelillos a la mar.

 

1 Comment

  1. Desconozco la biografía de Campúa, pero lo veo sentado plácidamente en Badajoz en 1937. Algo debía saber de la ignominiosa masacre de civiles y milicianos perpetrada por las huestes de Regulares al mando del General Yagüe en la desaparecida Plaza de Toros de dicha ciudad, en agosto de 1936. Lo mismo son figuraciones mías, no sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s