eppur

clemente bernad /30.10.2013 / 12:52

Un día como hoy, el 31 de octubre de 1992, el papa Juan Pablo II pidió -359 años, 4 meses y 9 días después de la sentencia de la Inquisición- perdón por la condena injusta de Galileo Galilei y rehabilitó al filósofo y matemático de Pisa, al tiempo que presentó el libro Copérnico, Galileo y la Iglesia: fin de la controversia, en el que se establece que afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol no es blasfemia. Galileo llegó a abjurar de sus ideas y pese a ello fue condenado. A Galileo, que, ante el tribunal presidido por el cardenal Roberto Belarmino, bajó la cabeza para salvarla, aunque sin dejar de repetir su célebre eppur, si muove (y sin embargo, se mueve), se le concede así una satisfacción póstuma incapaz de remediar la amargura y la soledad de los últimos años de su vida, transcurridos en cárceles y encierros domiciliarios, como correspondía a un “penitente de la Inquisición”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s