paco

Cuenta la leyenda que Garraf, su mujer -la Dona d’Aigua- y sus tres hijas, Ginesta, Vallbona y Falconera vivían felices en un macizo a orillas del mediterráneo protegido por Labor. Pero los dioses, azuzados por Pereza, enterraron a la Dona d’Aigua y el lugar se secó y se abrieron cientos de agujeros, cuevas y simas.
En una de esas cuevas en un acantilado al borde del mar, precisamente llamada Falconera como la hija pequeña de Garraf, cuenta la leyenda que vivía un dragón con una bellísima sirena. Un día un joven pescador de Vilanova la vio y se enamoró perdidamente de ella, que correspondió sus sentimientos, lo que enfureció al dragón que, celoso, ofreció al joven un brebaje venenoso. Por suerte el joven descubrió sus intenciones y arrojó el veneno al mar. Desde entonces de la cueva Falconera surge un misterioso río de agua dulce en recuerdo del amor entre la sirena y el pescador, justo allí donde Paco Elvira encontró la muerte el pasado sábado. Pero eso lamentablemente no es ninguna leyenda.
Els antics déus avui són més lluny de casa que mai.

Bon viatge, Paco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s